¿A qué países se puede viajar para recibir ayuda para morir?

Prensa DMD

Suiza es el único país que acepta que personas no residentes puedan recibir ayuda para morir en su territorio. Aunque cientos de personas de todo el mundo acuden cada año con este propósito, el proceso es complejo. Los trámites deben realizarse en francés, italiano, alemán o inglés, son caros (unos 10.000 euros) y que suponen varios meses de espera.

Aunque el código penal suizo apenas pone condiciones para la asistencia al suicidio, las organizaciones médicas y las asociaciones que ayudan a extranjeros sí establecen requisitos estrictos sobre qué personas pueden recibir ayuda para morir. Además, no aceptan personas con enfermedades mentales.