Estudio internacional sobre valores. La eutanasia: más que aceptable para la mayoría

DMDNoticias, Portada

La Fundación BBVA ha publicado un informe sobre los valores de la ciudadanía de varios países europeos. Entre las cuestiones que han consultado está el grado de aceptación de la eutanasia. Según este sondeo, elaborado por Ipsos, el apoyo a la eutanasia es abrumador y transversal a toda la sociedad, tanto en España como en otros países de su entorno.

Pese a que sigue prohibida en sus códigos penales, la ciudadanía de España, Francia, Italia, Reino Unido y Alemania apoya de forma mayoritaria el derecho de una persona terminal a solicitar (y recibir) una muerte asistida. En promedio, el derecho a la eutanasia recibe una puntuación de 7,4 sobre 10. La encuesta plantea que una nota de 0 (cero) significa «totalmente inaceptable» y un 10 supone considerarlo «completamente aceptable».

Menos del 15% en España puntúa la ayuda médica a morir por debajo del 5. Aunque con otro formato de pregunta, los resultados apuntan en la misma dirección que otras muchas encuestas recientes: la eutanasia ya ni siquiera puede considerarse un asunto controvertido. El apoyo a esta práctica es mayoritario, a menudo por encima del 80% de población. Que siga siendo un delito es una anomalía democrática.

Apoyo trasversal

La encuesta también destaca que el apoyo a la eutanasia es mayoritario en todas las edades, géneros, ideologías y nivel de religiosidad. Aun así, señala que «el nivel de aceptabilidad se incrementa con el nivel educativo, entre quienes se declaran de izquierdas y entre los que expresan un nivel de religiosidad bajo». Incluso entre las personas que se autodenominan como «muy religiosas» la muerte asistida recibe un 6,1 de nota media en España (un 5,9 en el promedio del resto de países consultados).

La eutanasia se sitúa, según este trabajo, en una zona de «muy amplia aceptación». Recibe más apoyo que el matrimonio igualitario (que está en la zona de «amplia aceptación» u otras cuestiones generalmente aceptadas pero que provocan más controversia como el aborto o la gestación subrogada.

Comparte este artículo